E-mail Imprimir PDF
Deportes y actividades extraescolares 
La práctica del deporte no está contraindicada con la epilepsia. De hecho, hay pocas actividades que un crio con epilepsia no puede realizar.  Se deben evitar deportes de riesgo como puede ser el buceo, paracaidismo, etc.,- en caso de tener una crisis, el riesgo de perder la vida es muy alto-. Deportes que no se practican en edad escolar. 
Los deportes colectivos y la educación física que se realiza en los centros escolares, no conlleva riesgo para la epilepsia.   Por lo tanto, no hay razón -a no ser bajo orden médica- para que un crio no haga deporte. Por afán protector tanto de padres, profesores no es raro excluir a los crios con epilepsia de la práctica del deporte, error que puede ser contraproducente.

A parte del los beneficios que aporta el deporte, su práctica puede ser beneficiosa para un aumento de la autoestima, mejora del equilibrio, ganancia en el tono muscular, mejora en la concentracción, y sobre todo verse integrado entre iguales.  Que la práctica del deporte no es mala ni perjudicial, lo confirma la hipoterapia ( equitación) que practican niños que precisan diversos tipos de estimulación y terapias.
Se debe intentar integrar a ese niño, hacerle participar en las actividades como a cualquier otro y sobre todo intentar evitar el pensar, que si ese crio tiene una crisis jugando al fútbol, es ésta la causa de la crisis. No es raro intentar buscar una causa a la aparición de crisis y asociarla al deporte en caso de haberla tenido practicando alguno. Es necesario pensar y entender que esa crisis está ocasionada 'porque sí' (sin motivo aparente). 
 Es cierto que hay algunos factores desencadenantes de crisis, como pueden ser la falta de sueño prolongada, el alcohol, la fiebre, factores que no guardan relación con el deporte en edad escolar.
En determinados deportes como puede ser la natación, si van a ser necesarias una serie de medidas, sobre todo si el paciente no tiene las crisis totalmente controladas. NO es más seguro nadar en las orillas de una piscina. Un crio con epilepsia debe nadar al lado de gente que sepa nadar, porque es tarea de varias personas sacarle del agua en caso de crisis.  Se le debe sacar cuando hayan cesado las crisis - es muy difícil controlarle mientras tiene convulsiones-, apartarle de una escalera para evitar que se golpee y llamar a urgencias para valorar posibles traumatismos.   Dim lights
Tirarse de cabeza no es perjudicial ni malo para la epilepsia, sí puede serlo para el cuello ( sobre todo si el crio no sabe tirarse correctamente) pero es algo que puede extrapolarse al resto de los compañeros, tengan o no epilepsia. En mares, lagos, pantanos, no es aconsejable tirarse de cabeza (ni nadar solos) por el peligro que conlleva. En una piscina no hay piedras, se conoce la profundidad y distancias  y la temperatura del agua. Estos factores varian en un pantano y el factor sorpresa puede jugar en contra, hay una diferencia notable entre nadar en una piscina a 24 -25 grados que en mar donde la temperatura varía y el gasto físico es mayor.

Evidentemente el monitor o profesor debe conocer que el crio tiene epilepsia, qué hacer en caso de crisis, y cómo actuar si hay accidentes menores, por ejempo en caso de esguinces, no está contraindicado medicaciones antiinflamatorias como el ibuprofeno o el paracetamol. Los golpes en la cabeza tienen importancia si se pierde el conocimiento de manera prolongada o si hay un traumatismo encefálico importante, de lo contrario no es necesario darle más importancia de la que tiene.

Existe la creencia, que 
 la situación de respiración forzada que se produce durante el ejercicio, debida a la necesidad de un mayor aporte de oxígeno al organismo, es idéntica a la situación artificial de hiperventilación durante el registro EEG que se utiliza para inducir la aparición de crisis o anomalías EEG. Esta 'leyenda urbana' es totalmente falsa. Una de los métodos de activación durante el EEG es la respiración de manera profunda y rítmica, y ésta se produce estando el paciente en reposo. No tiene nada que ver con la respiración forzada que se pruduce al practicar deporte. De hecho, está comprobado que durante el deporte la probabilidad de sufrir una crisis es menor.

Las excursiones de varios días no debían ser un impedimento por tener epilepsia. Obviamente es necesario saber si ese chico (según la edad que tenga) conoce la medicación que precisa y en caso contrario ser un profesor o monitor quien se la dé y asegura que se la toma. La medicación se asocia a las horas de las comidas para evitar saltarse alguna toma, no es estrictamente necesario tomarlas siempre a la misma hora. No pasa nada si un día se cena 1 hora mas tarde de lo habitual.  Si hablamos de un adolescente, dependerá de si es consiciente que precisa una medicación, la conoce y se la toma, si sabe que no debe beber alcohol ( en determinadas epilepsias se desaconseja, en otras, dentro de una moderación se puede beber, pero 2 cervezas y no 14)  y que debe descansar unas 8 horas, tampoco pasa nada si un día se trasnocha. La vida hay que vivirla, de manera consciente pero hay que disfrutarla. No pasa nada si un día te acuestas más tarde de lo normal. Es necesario basar los límites en el sentido común, no en mitos.
You are here: Epilepsia e infancia deporte