E-mail Imprimir PDF
Tipos de cirugia
Existen varias técnicas para  llevar a cabo la cirugia de la epilepisa.  La elección del tipo de cirugia dependerá del tipo de epilepsia, crisis, etc., no todas las personas van a poder someterse al estimulador vagal o a la hemisferectomia por ejemplo.  Están las   resecciones  temporales cuya técnica se suele emplear en las epilepsias del lóbulo temporal o esclerosis hipocampal. Entre el 65 y 80% de los pacientes queda libre de crisis epilépticas y un 15 a 25% más mejora sustancialmente.  En ocasiones será posible disminuir el tratamiento farmacológico - o incluso retirarlo- aunque dependerá de varios factores como el control de las crisis, evolución, etc., Hay vídeos (poco aptos para gente sensible)  que muestran estos tipos de cirugias, experiencias de pacientes, cuando se realizan, etc.,

La hemisferectomia consiste en la resección o desconexión de un hemisferio cerebral. Está indicada en los grandes procesos estructurales que afectan a un hemisferio completo o gran parte de éste, que cursan con una elevada frecuencia de crisis epilépticas y con déficit neurológico focal de dicho hemisferio, como la encefalitis crónica de Rasmussen o el síndrome Sturge-Weber.
Dim lights
Actualmente se suelen realizar hemisferectomías funcionales, desconectando ambos hemisferios y dejando el tejido cerebral in situ.  Considerando la gravedad de estas epilepsias, la mejoría de estos pacientes suele ser positiva, el  control de las crisis epilépticas  está comprendido entre el 70 y 85% y existe una mejoría manifiesta en un 10-20% más, acompañándose de un excelente desarrollo y de calidad de vida. Posteriormente los niños precisan terapias y/o rehabilitación pero el cerebro de un niño tiene mucha plasticidad cerebral, es decir, las zonas no dañadas van a poder realizar las funciones de las que sí lo están.
La callosotomia, es una intervención paliativa en la que se desconectan ambos hemisferios para impedir la difusión y generalización de las crisis epilépticas que tienen un inicio multifocal o en focos no bien precisables, y que  no tienen indicación de cirugía de resección, por ejemplo el  síndrome de Lennox-Gastaut, con predominio de las crisis epilépticas 'de caída' (atónicas, tónicas o mioclónicas). Aunque el control total de las crisis epilléticas es muy infrecuente, mejora la calidad de vida al disminuir o eliminar este tipo de crisis.

El estilulador vagal es una técnica paliativa que consiste en la estimulación eléctrica intermitente del nervio vago izquierdo a nivel del cuello, y está producida por un generador de impulsos implantado en la región infraclavicular y graduable externamente tanto en la frecuencia como en la intensidad de los impulsos. La colocación del estimulador vagal (generador y electrodo) es relativamente sencilla. Se puede realizar con anestesia general o con anestesia cervical. La cirugía suele durar unas dos horas y las complicaciones quirúrgicas son mínimas. Normalmente se reserva a los pacientes que no pueden ser operados con los otros tipos de cirugia.  Una vez colocado el estimulador, el paciente  dispone de un imán con el que puede activar el generador en caso de tener una crisis,  de tal manera que la intensidad que emite es  mayor y de esta forma disminuir la intensidad de la crisis o abortarla.   Los efectos adversos son  tolerados y consisten en ronquera, tos, disnea, parestesias o dolor en el cuello.
La estimulación vagal es una alternativa terapéutica en pacientes con epilepsia refractaria grave que no son candidatos a tratamiento curativo con cirugía de resección.


   
   
   
You are here: Cirugia de la epilepsia Tipos de Cirugia