La epilepsia en clase

La información aportada aquí esta dirigida sobre todo a los profesores y personal docente. Que conozcan una de las enfermedades más frecuentes y que  suele debutar en la infancia. La  epilepsia es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central y consiste en la repetición de crisis sin motivo aparente. Es la enfermedad neurológica mas frecuente (por detrás de las cefaleas).







La epilepsia hoy día sigue generando rechazo y temor. En ocasiones los factores externos  como pueden ser el rechazo en clase por parte de los compañeros ( y de la sociedad en general ), factores como el prohibir a un chaval realizar alguna actividad por el miedo a la aparición de las crisis va a afectar al desarrollo y autoestima de ese joven; incluso factores que pueden comenzar en casa como es la sobreprotección o trastornos unas veces consecuencia de la propia enfermedad y otras añadidos, como pueden ser baja autoestima, verte o creerte inferior a los demás,  van a influir en el paciente, en su maduración personal y en el aprendizaje, más que la propia enfermedad.

En general los niños (sobre todo a edades mas tempranas) son poco conscientes que tienen una enfermedad, tan solo saben lo que les cuentan. En ocasiones van a adoptar   conductas poco  positivas como es fingir crisis, o el aislamiento, sobre todo cuando se dan cuenta que es un método para obtener lo que desean o para llamar la atención.  Y es que no es fácil asimilar una enfermedad sin conocer mucho sobre la misma. De hecho, no es raro llegar a la adolescencia con escasa información sobre la epilepsia ( habría que preguntarse porqué sucede esto).

La epilepsia no solo se reduce 'a las crisis'. Se la ha magnificado tanto, que va a costar tiempo convertirla en lo que es: una enfermedad como cualquier otra. Citando al Dr. Tallis: "El niño epiléptico no es una epilepsia, es un ser que puede tener las mismas dificultades de aprendizaje que cualquier otro niño, y que muchas veces se adjudica a la enfermedad causas que deben ubicarse en otros aspectos del individuo, del contexto familiar o sociocultural y de la relación de estos con la institución escolar".

Los crios pasan mucho tiempo en las escuelas. Y quizás por eso, los profesores deben conocer la enfermedad y el aspecto psico-afectivo de ese chico.  Ese chico, debe integrarse en clase, los compañeros deben tener información acorde a la edad, y es tarea de todos: médicos, pacientes, padres, profesores intentar que la falta de información  y el rechazo que provoca la epilepsia, deje de ser un problema.

Tener epilepsia no es sinónimo de tener retraso mental. En la mayoría de los casos, un paciente con epilepsia va a poder estudiar como cualquier otro. En ocasiones pueden surgir dificultades en el aprendizaje, debidas a factores neurológicos o factores externos como la marginación, falta de motivación, disminución de la autoestima,  o posiblemente por la suma de ambas causas. Tan solo una minoría de las epilepsias ( síndrome de West, Síndrome de Dravet, etc., ) que son epilepsias muy graves van a ir acompañadas con retrasos que pueden variar de unos crios a otros y requerir educación especial.
Es cierto que en ocasiones, debido sobre todo a la medicación, el paciente puede estar más somnoliento en clase, pero es un problema que se puede solucionar con un poco de esfuerzo: sentándolo delante para que se distraiga menos, repitiéndole la misma explicación varias veces, o simplemente gastando más tiempo con el/ella enseñándole a estudiar. 
Pero es necesario intentar no dramatizar la situación.  Y será tarea de todos intentar normallizar la situación, intentar integrar a ese alumno y exigirle como al resto de sus compañeros y sobre todo  no hacer un drama de la epilepsia cuando ésta por si sola no supone un problema.

Fecha de edición marzo 2009
Fecha de actualización mayo 2012

You are here: Epilepsia en clase